jueves, 21 de abril de 2011

# 7

Por fin me llegó la licencia.
Se me antojó ir a Buenos Aires otra vez.
Amo esa ciudad.
Mis amigas no van.
No tienen tiempo o no tienen guita.
Peladas de mierda. Tengo que buscarme amigos con plata.
Encima me piden cosas del free shop.
Las pelotas les voy a traer algo.
En el barco justo me vine a sentar atrás de una pareja de recién casados.
A ella todavía le duraban esos rulos pedorros que te hacen para el civil.
Si algún día me caso, no voy a permitir que me hagan porquerías en la cabeza.
El tipo se levanta y se va a fumar a cubierta.
Cuando vuelve, ella lo recontra caga a pedos.
“La verdad que me tenés harta, no sos para nada compañero, a tus amigos los tratás mejor, pero a mí me dejás sola siempre, además venís con olor a pucho, sabés que me descompone, y te va a terminar matando, y lo peor es que si te pasa algo me voy a clavar yo cuidándote, porque tus amigos sólo te dan pelota cuando hay futbol y cerveza y bla bla bla bla”
Se me escapa una risita.
El tipo se da vuelta y me mira con cara de “SOCORRO".
Yo lo miro con cara de “JODETE".
Me acordé de ellos a la vuelta, cuando en Colonia una vieja mandaba al marido a preguntar cosas.
“Andá a preguntar si este colectivo va a Punta del Este”
“Pero si dice PUNTA DEL ESTE ahí, no ves??” – le contestaba él
“No importa, andá a preguntar igual. Ves que sos un buenoparanada, no se te puede pedir algo, todo lo tengo que hacer yo y bla bla bla bla”

En fin, no tengo anécdotas del estilo propias porque yo viajaba sola como Wan Chan Kein.
Me pedía el desayuno para uno y lo comía mirando el diario.
Entraba a probarme ropa y no había una mísera persona a mi lado como para preguntarle si el jean me disimulaba el orto.
Y por eso me traje un pantalón con el que parezco una ballena.
Y no me saqué fotos porque me dió cosa pedirle a cualquier desconocido que me sacara.
Me dormí todo y a veces cenaba en la cama mirando Gran Hermano.
Y cuando Cristian U sacó la inmunidad, no tuve otra que abrazarme a mí misma.
En resumen, pasé buena parte de mis vacaciones en la más pura soledad.
Sin amigos y sin familia.
Qué placer, por dios.

7 comentarios:

  1. Nahhhhhhhhh hubieras avisado y te llevábamos a pasear, como a un perrito :p
    Habiendo tantos bloggers porteños y vos no decís nada que nos venís a visitar, para matarte!!!

    ResponderEliminar
  2. "Peladas de mierda. Tengo que buscarme amigos con plata."

    Depende, a mi me pasa de tener amigos con bastante guita y ni así los movés para ir a algún lado. Y pobres como uno, que ni si les pagás se prenden.

    ¿Todo eso le dijo la mina siendo que recién se habían casado? Huelo un homicidio en un futuro no muy lejano. Sino va a terminar como el viejo pavote buenoparanada...

    ResponderEliminar
  3. un mundo ideal.
    RIcardo Montaner Todos los derechos reservados

    Y los zurdos medios putos

    Montaner es zurdo.

    ResponderEliminar
  4. Montaner es medio puto, posta "/

    ResponderEliminar
  5. Pobre chabón el del barco! estuviste en bs as y no contactaste a nadie ni para tomar ni una cerveza? Mirá si serás amarga! juaaaaaaaaaaaa!

    La soledad es copada igual!

    Beso

    ResponderEliminar
  6. El Che Guevara era zurdo.
    Ergo, el Che Guevara era puto?

    ResponderEliminar